Préstamo Personal

prestamopersonal.net

Banca que palpita

El Sistema Financiero de Nicaragua ha logrado apurar su marcha en el camino hacia el fortalecimiento tras la crisis bancaria del 2000-2001, considerada la más costosa en la historia del país. Aunque a nivel general el sector apuesta por colocar sus recursos en sectores dominados por el consumo más que en la producción, cada institución tiene su nicho de mercado según sus prioridades. Activos, depósitos y créditos están al alza.

Cuatro años han pasado desde que Nicaragua enfrentó su peor crisis financiera que le costó más de 500 millones de dólares, con la quiebra de siete bancos privados y estatales. Ahora el sector ha logrado ponerse de pie e incluso ha apresurado su marcha hasta situarse como el sector más dinámico de la economía nacional.

Sus activos están creciendo, al igual que sus depósitos y su cartera de crédito. Y en este mercado que parece ser cada vez más competitivo, cada una de las entidades financieras quiere fortalecer su presencia en determinados sectores de la economía nacional para colocar sus recursos.

En los últimos diez meses dos nuevos miembros han pasado a integrar parte de esa familia bancaria, cuyos activos han pasado de los 37,812 millones de córdobas en julio del 2004 a los 44,000 millones en julio pasado; su cartera de créditos de 15,000 millones de córdobas a 19,857 millones; y sus depósitos de 30,368 millones de córdobas a casi 35,000 millones en el mismo período, según las cifras de la Superintendencia de Bancos (SIB).

El panameño Banistmo llegó en diciembre pasado dispuesto a colocar sus fondos en las corporaciones y empresas, y tan sólo hace algunos días la otrora financiera ProCredit se transformó en el Banco ProCredit con la mira puesta especialmente en las pequeñas empresas.

Los otros miembros de la familia, un poco ya mayorcitos, no quieren descuidar su terreno: el Banco de América Central (BAC), el Banco de Crédito Centroamericano (Bancentro), el Banco de Finanzas (BDF), y el Banco Uno, también tienen sus mercados priorizados.

BUSCANDO LA DIVERSIFICACIÓN

Carlos Briceño, presidente de la Asociación de Bancos Privados de Nicaragua (Asobanp), confirma que a pesar de los problemas que atraviesa el país el Sistema Financiero nicaragüense “está bastante sólido y diversificado”.

En términos generales, según un análisis del Banco Central de Nicaragua (BCN) sobre las prioridades de crédito del sector financiero, éste sigue enfocándose especialmente en las actividades de consumo, es decir en el comercio, los préstamos personales y el financiamiento a las tarjetas de crédito; y en menor medida en la producción, es decir la agricultura, la industria y la ganadería.

El más reciente balance de la SIB refiere que, a julio pasado, el sector financiero tenía colocado el 27.1 por ciento de sus 19,857 millones de córdobas en préstamos en el comercio; el 15.3 por ciento en las tarjetas de crédito; y el 13.7 en los préstamos personales. La agricultura se hacía con el 10.6 por ciento de esa cartera y la ganadería con apenas el 2.7 por ciento.

El economista José Luis Medal confirma esta distribución. “En mi opinión un problema central es que no existe un financiamiento adecuado para la producción y las exportaciones. Se financia preferentemente el consumo y no la inversión”, sostiene.

No obstante Briceño, quien además es gerente general del Bancentro, explica que al analizar en detalle el sistema financiero, cada entidad ha apostado por ir buscando su nicho de mercado, para con ello definir sus prioridades de financiamiento y los sectores donde colocar tales fondos.

NICHOS DE MERCADO

“En Nicaragua cada banco ha encontrado su nicho de mercado específico en los cuales se han especializado. Tenemos bancos que están especializados en la parte de consumo, otros en tarjetas de crédito, en la parte agrícola y comercial y en el caso de nosotros, estamos concentrados en la parte agrícola, comercial, industrial y en consumo”, señala Briceño.

El Banco ProCredit, por ejemplo, tiene bien definido su nicho de mercado que son las pequeñas y medianas empresas (Pyme) y los productores.

Briceño considera que la entrada al mercado de nuevos bancos comerciales, como en el caso de Banco ProCredit y Banistmo, “la competencia es sana, nos ayuda a ser más eficientes, más rentables y más competitivos, al final es el cliente el que sale ganando”, argumenta.

Por su parte, Bancentro se ha concentrado en apoyar a los sectores productivos, como el ganadero, comercial, industrial, y de consumo a través de las tarjetas de crédito.

Entretanto, Banco Uno tiene su enfoque en la parte de tarjetas de crédito y de consumo, aunque también prioriza los préstamos a pequeñas empresas. Y por su parte el BDF se destaca por apostar por el crédito hipotecario y también por el financiamiento al llamado dinero plástico, aunque no descuida a los otros.

No obstante, el BAC, el Banpro, y también el Bancentro, tienen y trabajan con el mismo tipo de estructuras en la parte comercial, industrial y agropecuaria. Mientras que el Banistmo tiene un enfoque más corporativo.

“Actualmente existe una gran diversificación de la banca, lo que ha permitido llegar a una mayor cantidad de personas dentro de los potenciales clientes del Sistema Financiero nacional”, señala el presidente de Asobanp.

PRIMERO EN CRECIMIENTO

“Nosotros vemos que los niveles de reserva aumentan y también el nivel de ahorro, estamos considerando que el nivel de crecimiento de Nicaragua es uno de los más altos de la región, ése es un factor muy importante, ya que en Costa Rica el Sistema Financiero crece a un nivel del seis y siete por ciento, Nicaragua lo hace a un ritmo de crecimiento de un 22 por ciento, siendo uno de los más altos”, añade Briceño.

Este dinamismo, augura, podría verse aún más estimulado con la entrada en vigencia en enero del 2006 del Tratado de Libre Comercio firmado por los Estados Unidos con Centroamérica y República Dominicana (DR-Cafta), ya que a su juicio fomentaría la llegada de nuevas empresas al país dispuestas a invertir y generar más empleo.

Briceño sostiene que los bancos siempre han estado apoyando al sector agropecuario, aunque reconoce que el riesgo de colocar fondos en este sector es aún mayor, en parte incentivado no sólo por las condiciones climáticas sino también por los niveles de los precios de estos productos.

En efecto, el sector financiero ha logrado un crecimiento dinámico al punto que, según el BCN, es el sector que más está creciendo a nivel nacional de un total de 11 analizados.

En un informe, el BCN señala que a julio el sector financiero había crecido 22.8 por ciento, situando en un distante segundo lugar la construcción con un 9.7 por ciento y en un tercer puesto el sector pecuario con un 7.7 por ciento.

Juan Carlos Pereira, director ejecutivo de la agencia de promoción de inversiones ProNicaragua, sostiene que precisamente para fomentar el crédito y la llegada de inversiones hacia los sectores productivos del país, en especial el agropecuario, recién han iniciado un estudio que pretende determinar aquellas áreas y rubros más atractivos para la inversión.

La agencia ha estado enfocada hasta ahora en fomentar las inversiones en manufactura, autopartes electrónicas y productos médicos desechables, así como al turismo, pero anuncia que volverá sus ojos al sector agrícola y pecuario, con lo cual también se podría esperar un mayor flujo de créditos.

“Desde hace un mes iniciamos un trabajo interno para determinar las áreas del sector agropecuario para facilitar las inversiones, para darle un empuje al productor a producir productos con valor agregado y ciertos tipos de perecederos. Vemos que tenemos oportunidades en el área forestal, los lácteos y la agroindustria”, ejemplifica.

INTERESES Y RIESGO PAÍS

Las tasas de intereses del Sistema Financiero en la parte de préstamos, según Carlos Briceño, presidente de Asobanp, son de las más bajas de los últimos diez años. Una prueba más de la salud del sector, sostiene.

“Hace un par de años los préstamos se daban con una tasa de interés del 24 y hasta el 36 por ciento (anual). Hoy en día las tasas son del 12 y el 16 por ciento y en algunos casos de un nueve por ciento”, refiere.

No obstante, admite que a nivel de la región centroamericana Nicaragua tiene tasas de interés más bajas que Honduras, pero aún un poco más altas que el resto de la región donde pueden llegar al ocho por ciento según cifras del Consejo Monetario Centroamericano (CMCA).

Briceño dice que el riesgo país, es decir la incertidumbre creada por condiciones políticas, sociales y económicas, para hacer negocios en un país, son el factor importante para determinar las tasas de interés.

“Costa Rica, por ejemplo, recibe financiamiento por bancos de segundo piso a una tasa de cuatro y cinco por ciento, Nicaragua lo recibe desde un siete hasta un ocho por ciento, es decir que mientras no reduzcamos el riesgo país las tasas de intereses no bajarán”, señala Briceño.

La estabilidad política que Nicaragua logre en los próximos años, cosa que parece muy difícil si se toma en cuenta que el 2006 será un año de elecciones generales, y las oportunidades que brinde la economía nacional, que serían más favorables con la entrada en vigencia del DR-Cafta, condicionarán el futuro comportamiento de las tasas bancarias.

FORTALECIENDO CONTROLES

La supervisión bancaria es importante para garantizar no sólo la estabilidad del sector financiero, transacciones transparentes y su crecimiento, sino también para asegurar los depósitos de la población.

La Asamblea Nacional aún no aprueba una reforma a la Ley General de Bancos enviada por el Gobierno, pese a que hay suficiente consenso entre los legisladores. Wilfredo Navarro sostiene que hay consenso, aunque todavía existen obstáculos en lo relacionado con la supervisión consolidada.

Ésta tiene que ver con el control sobre el banco de forma integral, incluyendo todas las operaciones que realice tanto a nivel nacional como internacional, incluyendo emisiones de tarjetas, puestos de bolsas, entre otros.

Según el diputado Navarro han salido criterios encontrados de última hora, ya que hay resistencia de algunos bancos a este tipo de supervisión, la cual está acorde con los principios de Basilea I y II, que son las normas acordadas internacionalmente para fortalecer la supervisión bancaria.

Con la nueva Ley General de Bancos lo que se pretende, según el vicesuperintendente de Bancos, Alfonso Llanes, es consolidar el control en grupos financieros. “Nosotros tenemos que conocer el movimiento de capitales entre instituciones hermanas”, dice.

Tendrán que hacerse ajustes legales para conformar una tenedora de acciones de acuerdo con la supervisión consolidada que contempla la ley. Esta instancia de los bancos permitirá el control a nivel de grupo financiero, tanto a nivel nacional como internacional.

Un trámite que no es engorroso, pero que lleva tiempo cuando se empieza a implementar, aunque ya otros países lo están implementando como Panamá y Costa Rica.

El diputado de la bancada del Frente Sandinista, Wálmaro Gutiérrez, asegura que no hay ningún pegón con la reforma a la ley, ya que según sostiene hay suficiente consenso. En todo caso “si algún banco no está de acuerdo con este tipo de supervisión que lo diga”, responde.

Precisamente en el tema de la supervisión consolidada, la Superintendencia de Bancos (SIB) diseñó indicadores financieros de los grupos locales y de los grupos regionales. Dichos indicadores se elaboran trimestralmente y contienen un breve análisis de la evolución del grupo financiero y de dónde se encuentran los principales riesgos a fin de alertar a la autoridades superiores.

La SIB ha estado vigilando no sólo la supervisión del cumplimiento de las leyes bancarias por parte de los bancos, sino también dice, en su informe anual, que “ha venido dando un seguimiento continuo a la situación de liquidez, solvencia y rentabilidad de cada una de las instituciones bancarias y financieras”.

EMPLEOS Y SUCURSALES

El Sistema Financiero Nacional emplea a 4,669 personas, tiene 210 sucursales en todo el país, de las cuales 102 se localizan en Managua y 108 en los departamentos principalmente de las regiones del Pacífico, el Centro y Norte, según un balance general del Banco Central de Nicaragua (BCN).

Via: La Prensa

Leave a Response

You must be logged in to post a comment.